10 Pasos para desarrollar resiliencia

10 Pasos para desarrollar resiliencia

La resiliencia es la capacidad que tenemos para adaptarnos lo mejor posible a una situación adversa. No tiene que ver con no sufrir o con resistir, es más bien cómo nos adaptamos a este evento inevitable desde el equilibrio y la serenidad.

Las personas resilientes son capaces de responder rápidamente ante los contratiempos de la vida. Suelen ser personas con gran equilibrio emocional, que ante situaciones complejas afrontan los problemas de manera práctica, creativa y con seguridad. Normalmente de cada crisis ven una oportunidad y aprenden de cada reto.

Tener resiliencia es un propio reto, no todo el mundo nace con ella, es algo que se puede desarrollar. Mejor comienza a entrenarla con sucesos adversos pequeños.

Aquí os dejo 10 pasos que puedes poner en práctica ante una situación adversa para mejorar tu resiliencia:

  1. Toma conciencia de lo que está ocurriendo. ¿Qué ocurre? Y ¿Para qué me ocurre? Por muy desagradable que sea, me pregunto qué me ha venido a enseñar, qué voy a sacar positivo de todo esto. De cada piedra que encuentres en el camino la coges y la metes en el bolsillo para aprender
  2. Toma acciones decisivas. ¿Qué está en mis manos, qué puedo hacer? Mira las diferentes alternativas que tienes y ejecuta con serenidad y autoconfianza.
  3. Flexibilidad, flexibilidad y más flexibilidad. Me voy adaptando en el camino a cada piedra que se me va poniendo, de manera consciente y creativa. La vida se presenta de otra manera a lo esperado y yo me voy adaptando a ello, voy cambiando lo que tenía planeado y mis metas vitales las adapto en función de mis circunstancias.
  4. Sé tolerante contigo mimo. Permítete sentir las emociones y dejarlas salir. Todo a su momento. Sin quedarte en una emoción que no te beneficie por mucho tiempo, hay salida después del túnel y si no puedes con ello pide ayuda.
  5. Sé objetivo, mira lo que te está ocurriendo con perspectiva, no dejes llevarte por la negatividad. Qué recursos que tienes a tu alcance para conseguir mejorar lo que te ocurre. Esfuérzate por seguir teniendo una mirada positiva a lo acontecido.
  6. Confía en la vida, confía en ti. No lo veas como un obstáculo insuperable. Imagina, visualiza, siente tu vida adaptándote en esta situación a la que te estás enfrentando. Adaptación y aceptación. No queda otra.
  7. Evita la vocecita interior. No te quedes pensando en el problema todo el rato, evita la rumiación. Recita mantras para evitarlo, practica meditación, yoga, deporte, etc. Elige 15 minutos al día para hablar sobre ello, el resto del día te dices que cuando llegue la hora le harás caso.
  8. Practica el aquí y el ahora, fluye con la vida, toma conciencia plena de lo que está ocurriendo y acéptalo. Vive el presente, olvídate del pasado y no te angusties por el futuro. Disfruta de los pequeños detalles que te ofrece la vida.
  9. Positividad, ante todo. No te lo tomes como algo personal, no pienses que todo te ocurre a ti, ni que eres vulnerable. Háblate en positivo y mantén la confianza en ti mismo.
  10. Rodéate de personas que te puedan ayudar. Tanto amigos como familiares como del apoyo profesional que sea para ti vital en estos momentos.
    Ya lo decía Albert Einstein: “En medio de la dificultad reside la oportunidad”.

Puedes escuchar este podcast donde hablo de todo esto:

Escribir un Comentario