ACEPTANDO EL DIFÍCIL CAMINO A LA FERTILIDAD

ACEPTANDO EL DIFÍCIL CAMINO A LA FERTILIDAD

Si eres una de esas parejas o mujeres que están buscando ese embarazo y no llega, lo primero que te preguntas es ¿Por qué a mi no? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Al igual que cuando te dan una mala noticia o tienes que asumir una enfermedad o una muerte inesperada, te haces las mismas preguntas y con seguridad en algún momento te dices ¡EL MUNDO ES INJUSTO!

Y aunque te parezca doloroso te hago esta pregunta: ¿quien se encarga de la justicia divina para ir repartiendo felicidad o desgracias? A partir de este momento, tienes dos elecciones o te compadeces ti mism@ y te hundes en un abismo, o sacas lo mejor de ti y te pones de manera creativa y proactiva a buscar soluciones.

Ya sabes que de continuo digo esta frase: TÚ ERES EL ÚNICO RESPONSABLE DE TU VIDA. La vida te puede aportar alegrías y varapalos, pero sólo tú eres responsable de vivir como quieres vivir.

Si resistes a lo que te viene sólo te aportará sufrimiento, sin embargo, si adoptas una actitud de aceptación todo será más sencillo. No me refiero a que no duela, claro que duele, claro que las emociones que te inundan serán la tristeza, el dolor, la rabia, la ira, la frustración… Pero si te sigues resistiendo a lo que la vida te ha traído no podrás avanzar.

Y en este momento te estarás diciendo, si Sonia, pero tu eres madre y yo no. No es tan fácil. ¡Claro que no es tan fácil! Pero yo te diré que si tu cuerpo esta energéticamente luchando y resistiendo, tu cuerpo estará en tensión, y digo yo que será mucho más difícil crear en un estado de tensión que es un estado de fertilidad, ¿verdad?

¿Verdad que los agricultores cuando han sometido a una tierra a muchas cosechas y ven que ya no da más de si, la preparan y la dejan en barbecho para que se regenere y vuelva a ser productiva? Pues como narro en mi hipnosis Optimiza tu Fertilidad, de la misma manera te recomiendo parar y poner cada célula de tu cuerpo en barbecho y resetear tu mente.

¿Qué puedes hacer para que tu cuerpo y tu mente sea más fértil? Pues vamos a ponerlo en barbecho con estas dos acciones cuanto antes:

SOLTAR
Lo primero que te voy a pedir es que te pares, elijas un tiempo para ti, prepares varias hojas de papel en blanco y escribas en ellas tus sentimientos. Escribe los sentimientos como ira, desesperanza, si es necesario escribe palabrotas, todo lo que te venga a la cabeza. No dejes fuera hechos concretos, como cuando te has enterado de que tu amiga se ha quedado embarazada y eso te ha roto por dentro. Suelta todas las emociones que te vienen, suelta todo lo que está en tu cabeza, sin dejar ni una y en qué parte de tu cuerpo notas esa emoción. Escribe todo tal y como te venga, sin pensar mucho porque nadie va a leerlo y no se necesitan cumplidos, ni control. Si te apetece llorar, llora todo lo que quieras, será muy bueno.

En el momento que creas que ya has soltado todo puedes hacer dos cosas o elegir a alguien para leérselo o bien te pones frente a un espejo y lo lees en voz alta, ya que ahora estás haciendo el ejercicio de soltar mediante la voz. Si se lo lees a alguien pídele que no juzgue, que no hable y que no te diga luego nada, sólo necesitas su presencia.

Una vez hayas leído la carta con mucho amor vas a desprenderte de esas emociones, de esas resistencias, por lo que vas a coger esas hojas de papel y las vas a quemar y vas a ir notando como se van disolviendo en la hoja y en ti. Si no te es posible quemarlas las haces mil añicos, las tiras por el inodoro y tiras de la cadena, hasta que te asegures que no queda ni un trocito de ellas.

Este ejercicio es muy bueno para que lo repitas siempre que lo necesites, frente al proceso, frente a alguna circunstancia o persona en concreto.

ENTENDER
Ahora elige otro momento tranquilo y coge más hojas de papel. Escribe arriba en mayúsculas esta pregunta ¿PARA QUÉ ESTÁ OCURRIENDO ESTA SITUACIÓN? No es por qué, es para qué. El por qué no te dejará ver más que resistencias, el para qué te va a enseñar mucho. Y ahora quizá te estás diciendo, ¿para qué?, ¡para joderme! (perdón por el vocabulario). Tú eres más list@ que eso: ¿qué quiere mostrarte de la vida este nuevo desafío? Te aseguro que estos papeles serán mucho más difíciles de rellenar, pero aquí está la clave para que trabajen en ello y puedas reconvertir tu estado. Escribe todas las hipótesis que te vengan a la cabeza:

• Para enseñarme que no puedo conseguir todo lo que me proponga, que no soy Dios.
• Para enseñarme que sólo trabajo y no dejo espacio para su llegada.
• Para mostrarme que no merezco nada en esta vida,
• Para enseñarme que no soy capaz de responsabilizarme de mi vida, que sigo siendo el bebé de mamá.
• Para enseñarme que tengo miedo a morir en un parto.
• Para enseñarme que he de dejar de cuidar de mis padres.
• Para enseñarme que no me siento capaz, que mi autoconfianza está mermada.
• Etc.

Escribe todas las hipótesis que te vengan. Lo primero es tomar conciencia, a partir de ahí es importante tenerlas en cuenta para ponerte en acción y superar esas barreras inconscientes que pueden estar complicando ese deseado embarazo. Puedes hacerlo sól@ o bien con la ayuda de un profesional por lo que siempre será mucho más profundo y eficiente.

A partir de aquí el camino será mucho más atinado, aumentará tu serenidad y desde ese lugar tu cuerpo y tu mente estarán más despejados, más fértiles. Has comenzado a soltar la angustia, la resistencia, a entender y por tanto a aceptar.

Ahora toca que tu cuerpo se vaya preparando más y más para esa fertilidad, ya te contaré más sobre ello, pero de momento, te aconsejo: Imagina, visualiza y siente ese embarazo, la llegada de ese bebé. Dese ese lugar tu cuerpo se está expandiendo, relajando.

Si no sabes muy bien cómo hacerlo, te recomiendo mi hipnosis guiada Optimiza tu Fertilidad que encontrarás en mi web y que escuches un podcast que tengo con el mimo título.

Te deseo toda la suerte del mundo, fluye con la vida.

Escribir un Comentario