Cuándo acudir a un Psicólogo ¿Necesito un Psicólogo?

Cuándo acudir a un Psicólogo ¿Necesito un Psicólogo?

Esta es la pregunta del millón que ronda por la cabeza de muchas personas.
Pero normalmente existen otras muchas preguntas que se suelen hacer. ¿Qué me va a hacer? ¿Lo podré solucionar sólo? ¿Cuándo acudir a un psicólogo?

A mi personalmente si me preguntas te diría que fueras a un psicólogo sin ninguna necesidad específica. El trabajo personal, bien sea a través de una terapia individual, bien a través de formación, lecturas u otros medios deberían ser una parte cotidiana y habitual en la vida de las personas.

Pero como la pregunta es saber si necesito un psicólogo, a continuación, describo algunos de los síntomas o motivos por las personas suelen acudir a terapia:

  1. Si sientes mucha ansiedad, vives en un estado continuo de estrés. Te preocupas por casi todo. Tienes miedos a muchas cosas. Has tenido ataques de ansiedad o de pánico. Te cuesta dormir o disfrutar de las pequeñas cosas. Tu vocecita interior no para de hablarte y no te deja descansar.
  2. Cuando te notes en un estado de apatía o tristeza continuo en el tiempo, bien sea por una pérdida, que no es necesario que sea reciente, bien sin motivo aparente. A veces sientes que estás desconectado de la vida. En ocasiones revives un trauma del pasado y no lo puedes quitar de la cabeza.
  3. Cuando te sientes tan inseguro que dudas de cada paso que das. Todo se te hace un mundo, requieres de la opinión de los demás, pero eso también te genera más dudas y más conflictos internos. Si crees que tienes baja autoestima.
  4. Cuando tienes una conducta adictiva y necesitas abusar de algo externo para lidiar con tu día a día, desde comprar mucho por internet, comer dulce, beber, tomar otro tipo de sustancias, trabajar sin descanso, etc.
  5. Cuando notas que el relacionarte con los demás se te hace muy cuesta arriba, te molesta todo lo que te dicen, eres un tanto agresivo con los demás, te muestras impulsivo, evitas las relaciones sociales, etc. Cuando tus relaciones están dañadas y alguno de tus seres queridos te dicen que están preocupados por ti.
  6. Cuando las cosas con tu pareja no están bien, bien sea porque hay apatía, sexualmente no funcionáis, hay muchos conflictos, te sientes inseguro a su lado, existe una relación tóxica, etc.
  7. Cuando tienes síntomas físicos recurrentes: dolores de cabeza, dolores de espalda, de estómago, alteraciones cutáneas, alteraciones menstruales, hipertensión, etc. Normalmente te suelen bajar las defensas y caes enfermo con mucha frecuencia.
  8. Cuando tienes situaciones laborales que te cuesta afrontar: desde que te sientas mal tratado por tu jefe, prepararte ante un nuevo cambio de puesto, poder hacer una entrevista de manera segura, preparar un examen, etc.
  9. Si tienes dificultades para quedarte embarazada: normalmente indico que lo ideal es venir en cuanto notas que empiezas a tener miedo de no conseguirlo, pero especialmente cuando empiezas el camino de llevar a cabo algún tratamiento. Y es fundamental acudir si has tenido la pérdida de algún bebé.

Como ves he descrito síntomas, situaciones que se dan en la vida, conductas o comportamientos. No me gusta utilizar las etiquetas del trastorno o el estado en concreto, por ejemplo: depresión. Y esto lo hago porque es importante normalizar las situaciones y los estados por los que estamos pasando. Yo puedo estar muy equilibrada y una situación complicada como por ejemplo no poder pagar la hipoteca me puede llevar a un cuadro de muchos síntomas: estrés, insomnio, falta de apetito, impulsividad, etc. Y no por ello me considero una persona enferma, sino ante una situación vital muestro una serie de síntomas y comportamientos que con la ayuda de un profesional serán más fáciles de lidiar.

El psicólogo te ayudará a conocer los recursos de que dispones para afrontar la vida.

Imagina que vas andando por el camino de la vida y de vez en cuando te tropiezas, normalmente por una piedra que encontraste en el camino. Lo importante en coger esa piedra, observarla bien, saber para qué está ahí, que te quiere enseñar y meterla en tu bolsillo para que no se te olviden sus enseñanzas, pero hay veces que la piedra es enorme y no puedes superarla por ti mismo. Es en ese momento cuando acudir a un psicólogo y hacer un proceso terapéutico te ayudará a coger perspectiva y poder lidiar con ella desde un lugar que por ti mismo no eras capaz.

¿A qué estás esperando?

Puedes ponerte en contacto conmigo pinchando aquí.

Escribir un Comentario