¿ERES UNA PERSONA EQUILIBRADA EMOCIONALMENTE?

¿ERES UNA PERSONA EQUILIBRADA EMOCIONALMENTE?

¿Te consideras una persona equilibrada emocionalmente?Ante una situación un tanto estresante o inesperada ¿Cómo sueles reaccionar?

Se habla constantemente del equilibrio emocional, algo que todos imaginamos qué es pero que la gente no lo tiene a veces muy claro.

Para mi es encontrar ese bienestar desde un enfoque holísitico en el que se incluyen el bienestar del cuerpo, el mental y el espiritual. Es encontrar la paz dentro de ti para seguir los pasos que te dicta tu alma, no tu ego, y que es capaz de encajar las vicisitudes del destino abrazando las emociones que llegan desde tu centro.

En el entorno en el que nos encontramos no es fácil encontrar ese equilibrio emocional, debido a la gran competitividad a la que estamos expuestos, a un día a día lleno de retos en tiempos muy ajustados donde tenemos poco tiempo para nosotros mismos, donde las nuevas tecnologías y los medios de comunicación nos absorben como si fueran pulpos, donde a veces no disponemos de recursos (tiempo y dinero) para llevar una alimentación sana y equilibrada, etc. Pues ante este mundo tan retador es importante priorizar de continuo nuestro equilibrio emocional, porque el desgaste emocional al que estamos sometidos es muy elevado. Por tanto, de ti y sólo de ti depende mantener tu equilibrio emocional en tu día a día.

Cada persona al nacer es un diamante en bruto, nace con una esencia de su ser. A lo largo de la vida a través de lo que le toque vivir va a ir desarrollando una personalidad (ego) y unas características personales.  Existen muchas características de definen a personas equilibradas emocionalmente, disponer de todas ellas no es fácil, pero lo importante es que las conozcas para que puedas tomar conciencia de cómo te comportas y que puedes hacer para desarrollar estas características:

  • Son personas muy flexibles, con una alta capacidad para adaptarse a las circunstancias que acontecen. Aquellas personas que necesitan tenerlo todo planificado y controlado sufrirán mucho más, serán mucho más propensas a sufrir de estrés y ansiedad cuando las cosas no surjan según lo esperado.
  • Personas que les gusta relacionarse socialmente y son tolerantes ante cualquier tipo de persona. Aceptan y se amoldan ante diferentes tipos de personalidad, saben adaptarse a los diferentes niveles socioculturales y aceptan diferentes culturas, valores, religiones, pensamientos políticos. Aquellos que son muy rígidos e intolerantes sufren mucho más, porque se tomarán todo desde una lado más personal y conflictivo sufriendo antes cualquier persona que no cumpla con aquello que espera de ella o no sea afín a sus principios.
  • Personas positivas. Aquellas personas que de cualquier crisis aparece una oportunidad. Positivan hasta lo más negativo, de aquello que ha podido ser dolores para ellas aprenden o sacan lo mejor del momento. Se nutren de cada experiencia, por muy negativa que sea. Sin embargo, aquellas personas que sólo van buscando el fallo, que sólo ven lo que ocurre a su alrededor desde un prisma negativo no dejarán nuca de sufrir.
  • Personas con una autoestima saneada, que tienen el suficiente amor propio para no depender de nadie, no generar relaciones de dependencia o tóxicas. Son personas que sienten el placer de la soledad, al igual que saben establecer relaciones sanas basadas en el respeto. Personas libres y sin ataduras hacia nada ni hacia nadie. Justo lo contrario de lo que yo llamo “mendigos de amor”.
  • Personas valientes, sin miedo. El miedo y la duda constante paraliza. El coraje, la valentía, te dan fuerza para salir de continuo de la zona de confort y así ofrecerte nuevas posibilidades en tu vida. Hay personas que prefieren vivir toda la vida de la misma manera, sin cambios, sin darse la oportunidad de vivir nuevas experiencias, sólo por miedo. Desde probar un alimento que cree que no le va a gustar a cambiarse de trabajo o incluso de pareja. Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Sal del mapa y tu vida será más que interesante.
  • Personas que viven la vida desde la conciencia. Se detienen ante sus emociones, ante sus miedos, ante lo que acontece, para abrazarlo, entender y comprender su procedencia y de esa manera experimentar lo que la vida nos está poniendo en el camino, aprendiendo y evolucionando a través de ello. Esto les aportará libertar, conexión con la vida y paz mental y de espíritu. Sin embargo, aquellas personas que van en automático y que continuamente miran para otro lado pasarán por la vida sin pena ni gloria, simplemente como digo yo, quemando los días. La diferencia entre andar con la dignidad y templanza de un elefante o vivir como una gallina descabezada. Tú eliges.
  • Personas que creen en el desarrollo personal y continuamente muestran curiosidad por su propia evolución y cambio continuo. De cada crisis ven una oportunidad y a través de la curiosidad siguen aprendiendo día a día.
  • Personas que se priorizan y se cuidan, desde sacar tiempo para hacer ejercicio, hasta para alimentarse de manera sana y equilibrada. Siempre desde un lugar flexible, permitiéndose sus caprichos y escuchando a su cuerpo para saber hasta donde pueden llegar. Aquellas que nunca se cuidan, que su alimentación es muy tóxica, no hacen ejercicio, etc. tendrán muchas más complicaciones, el estómago es muestro segundo cerebro, si él está bien estaremos mucho más equilibrados emocionalmente.
  • Se muestran coherentes y responsables de su vida. No echan balones fuera y no hacen responsables a los demás. Sencillamente se responsabilizan de su vida, de las decisiones tomadas y en lugar de quejarse o culpar a otros, dicen y hacen lo que piensan.
  • Personas cuyas familias muestran ese equilibrio mental serán mucho más propensos a disponer de este equilibrio que aquellas personas donde han tenido que sufrir en sus familias depresión, ansiedad, adicciones, etc. Está claro que el patrón de comportamiento en el que te ha tocado vivir te aporta nuevos patrones de comportamientos. Si procedes de una familia triste y negativa, donde la alegría, la risa, el amor nunca se ha visto, es muy difícil que tu lo desarrolles porque no lo has vivido, así de sencillo. Pero la buena noticia es que si eres consciente de ello podrás cambiarlo cuanto antes.

Si crees que no dispones de estas características, ponte a ello, no lo dudes.

Si conectas con ese equilibrio te sentirás segur@, seren@, poderos@, centrad@, en paz y feliz. ¿A qué esperas?

 

 

 

 

 

 

Escribir un Comentario