MANTÉN VIVA LA LLAMA DEL AMOR

MANTÉN VIVA LA LLAMA DEL AMOR

Cuando me preguntan si una relación de pareja es para siempre, a mi me encantaría decir que si, pero claro, siempre depende de cómo sea esa relación.

Cualquier relación se puede convertir en rutinaria y la clave de tener una relación saneada con cualquier persona es querer compartir tiempo con ella y sentir que ese tiempo merece la pena.

Podemos tener varios amigos, pero seguro que te apetece quedar más con aquel que lo pasas mejor, que te entiende, que te aporta, etc. Seguro que a ese amigo le llamas, te preocupas por él, le haces llegar lo importante que es para ti y te encanta relacionarte con él de la manera que sea. Esto es, mantienes viva la relación, no dejas que se apague, aunque ese amigo sea un dejado y nunca llame.

Un amigo es aquel que eliges y si no te gusta o deja de aportarte o no te quiere bien, seguro que dejas poco a poco que esa relación se enfríe hasta perderle, ¿verdad? Se dice que los amigos se eligen y la familia te toca y según nuestra sociedad con nuestra familia hemos de relacionarnos casi por obligación.

Pues ¿qué pasa con esa pareja que has elegido?, ¿Cómo te relacionas con ella? Haciéndole sentir lo importante que es para ti, o bien se convierte como alguien más de la familia que es la que te ha tocado y se convierte en algo rutinario y casi en una obligación.

La pareja la has elegido, no te “ha tocado”, así que si de verdad te merece la pena haz como con ese amigo tuyo que tanto te importa, hazle sentir lo mucho que te importa SIEMPRE que puedas.

Cuando conoces a alguien y te enamoras llegas a delirar por amor, ese momento en el que cometes mil estupideces y te comportas como si no fueras tu. Ese momento en el que no te reconoces, en el que sientes mariposas en el estómago y sólo quieres estar para esa persona. Ese momento en el que te cuesta concentrarte, porque se ha convertido en una obsesión para ti. A mi me encanta ese momento, me encantan las locuras por amor. Pero está claro que ese momento no dura de por vida, sólo unos meses.

Imagina que tu relación de pareja es el fuego de la chimenea de tu hogar, cuando lo enciendes avivas ese fuego hasta que la llama es muy potente y así te aseguras que ese fuego no se apagará y seguirá encendido. Pero esta claro que si no le vuelves a hacer caso ese fuego se apagará. Es importante avivar la llama e irle echando madera de vez en cuando para mantener el fuego encendido. Así mismo pasa con tu relación de pareja, o mantienes el fuego del amor o se apaga.

Os propongo otra metáfora que alguien compartió conmigo en su día y que me hizo mucha gracia. A los buenos bebedores de cerveza nos encanta una caña bien tirada con su espumita y bien fría. Si esa caña la dejas en la barra y no la vas tomando se quedará sin fuerza, sin espumita y bien calentita. En ese momento no hay quien se la tome. Sin embargo, si de vez en cuando le dices al camarero que te siga echando fuerza y espuma en la caña te seguirá gustando.

Si quieres a tu pareja, a qué esperas para avivar el fuego. Darle fuerza es la clave para tener una relación que dure años y que te aporte.

Cada persona tiene unas necedades para mantener viva esa llama, ya que cada individuo es único y se siente amado o querido desde sus necesidades. Pero lo que está claro es que tu pareja necesita atención diaria para mantener algo vivo entre vosotros:

  • Una buena comunicación tanto verbal como no verbal.
  • Contacto físico.
  • Pasión e ilusión.
  • Sentirse alagado o admirado por el otro.
  • Compartir tiempo de calidad.
  • Regalarle y regalaros.
  • Hacer cosas por el otro.

Si crees que el fuego está apagado, mira a ver si queda algún rescoldo. Si es así y quieres de nuevo avivar el fuego, recuerda qué te enamoró de esa persona, qué te hizo sentir mariposas en el estómago. Cómo fue el cortejo entre ambos y qué se puede rescatar de aquello. Por ejemplo, le llevaste a un viaje sin que supiera nada o le regalabas flores cada día, pues no lo dudes, vuelve a hacerlo.

Dile cada mañana qué te gusta, porqué te enamoraste, qué admiras de su persona, qué te aporta. Muéstrale gratitud y amor incondicional. Hazle sentir tan importante para ti como a ese amigo que tanto cuidas. Hazle llegar tus sentimientos SIEMPRE que puedas, no desaproveches cada ocasión que surja.

Si de verdad quedan rescoldos no tires la toalla, ¿para qué vas a dejarlo y salir a enamorar a alguien ahí fuera si en tu hogar tienes ya la chimenea? Comienza a calentar tu hogar cada día, desde la conciencia, la ilusión y la acción. Nada de intentos, que así no sale la llama, ponte a ello YA y cada día que amanezcas a su lado.

Escribir un Comentario