PON ORDEN EN TU VIDA

PON ORDEN EN TU VIDA

Según el Feng Shui, que es el arte de equilibrar y armonizar el flujo de energías naturales en nuestro entorno, el desorden se presenta como un obstáculo al fluido de energía. Crea atasco o confusión en la vida. La energía de bajo nivel se acumula en la basura.

La energía es crucial para impulsarte hacia tus metas y hacia tu felicidad. Es crucial que siempre mantengas la energía alta. Encontrarás en tu vida cosas que aumenten tu energía y otras que la mermen. Cuando estás con un bajo nivel de energía las cosas no fluyen, la vibración es baja, no te sientes bien y por tanto vas a atraer a tu vida lo mismo: malas energías. Así que una de las cosas básicas para aumentar tu energía es que tu vida esté ordenada por fuera, para encontrar esa energía interior.

El desorden comienza como un síntoma de lo que está ocurriendo en tu vida y después forma parte del mismo problema: cuanto más desorden tienes, más energía estancada atrae. Puedes ordenar tu vida interior primero y luego tu desorden o bien al revés, puedes empezar ordenando tus trastos y así conllevas una tremenda renovación de energía vital.

Cada aspecto de la vida está anclado energéticamente en su espacio vital, así que despejar tu desorden puede transformar por completo tu existencia. En terapia suelo proponer a aquellos que están atascados en su vida que se dediquen a despejar el desorden de su hogar. Mientras pones orden en tu mundo exterior, ocurren los cambios internos correspondientes, comienza el equilibrio interior.

Pero ¿qué es el desorden?
• Las cosas que no utilizas o no quieres: las cosas que quieres, utilizas y aprecias, tienen energía vibrante que remiten que la energía fluya. Sin embargo, todo lo que no quieres o está olvidado hace que la energía se estanque y sientes que tu vida no se mueve.
• Las cosas que están desordenadas o desorganizadas. El saber dónde están las cosas te da paz y tranquilidad y lo interior empieza a encajar.
Lo que te tienes que preguntar ante cualquier cosa es ¿sube mi energía cuando cuándo lo miro?, ¿lo quiero realmente?, ¿tiene buenas asociaciones?, ¿es realmente útil?
El desorden te afecta a nivel anímico:
• Tener desorden te hace sentir cansado y aletargado. Congestiona tu cuerpo, no te sientes sano, lo que puede conllevar a que dejes de hacer vida sana.
• Si tu espacio vital está lleno de desorden y por tanto no hay espacio para dejar entrar cosas nuevas en tu vida (futuro), te deja atascado en el pasado, en los problemas de siempre.
• El desorden afecta la manera en que las personas te tratan, si te valoras y te cuidas la gente te tratará bien. Además, el desorden puede hacerte sentir avergonzado, por lo que tu autoestima baja.
• Con el desorden tiendes a postergar las cosas para mañana. Eso te resta energía porque lo sigues llevando a tu espalda y has de recordar continuamente que lo has de hacer.
• El desorden causa falta de armonía, causa muchas discusiones en el hogar. Las malas energías atraen a malas energías.
• El desorden te deprime. Los sentimientos de desesperación son parte del desorden. Uno de los síntomas de la depresión consiste en dejar de hacer o no saber por dónde empezar.
• Tener desorden te distrae de las cosas importantes, estás muy cargado y eso no te deja ver con claridad, por lo que haces de un grano de arena una montaña.

Y que lleva las personas a mantener el desorden:
• Guardar cosas por si acaso: Esto claramente indica falta de confianza en el futuro. Te diré que si quieres que algo nuevo entre en tu vida, despéjala.
• Identidad: Te identificas tanto con las cosas que sientes que estás tirando parte de ti mismo o si es el regalo de alguien parece que tiras su afecto. Esto no es más que un falso apego, aprende a desprenderte y sigue tu camino.
• Seguridad: Es la gente que acumula muchas pertenencias para sentirse seguros, siempre necesitas algo. La verdadera seguridad puede venir del saber quién eres y para lo que estás aquí.
• Territorialismo: Proviene del ego que nos lleva a poseer y controlar objetos. Deja atrás a tu ego y escucha a tu alma para saber para qué quieres eso.
• Cuando un niño se siente querido, seguro y contento, no tiene dependencia hacia las cosas. Enséñales a ordenar sus cosas. Son ellos los que deberán decidir con cuál quedarse o cuál donar o tirar de sus juguetes.
• Adolescentes: el desorden y el caos son normalmente sus inquietudes internas mostrándose en el exterior. Sienten la necesidad de privacidad emocional y física y los padres deben respetar a esa edad, en ese momento ese desorden. Pero de la misma manera ellos deben respetar los espacios del resto del hogar.
• Avaricia: No puedes desprenderte de algo hasta que no hayas sacado el máximo rendimiento de ello.
• Utilizar el desorden para suprimir emociones: generalmente eludes la soledad, el miedo a la intimidad o algún otro sentimiento oculto que te hace más fácil enterrar en el desorden general que enfrentarte a él. Afronta tus emociones haciendo que entre energía en tu hogar.

Cuando algo entra en tu vida, utilízalo bien y cuando llegue el momento, despréndete de ello. Lo que mantienes en tu hogar necesita ir cambiando a la par que tu cambias, de esta manera reflejarás quien eres y cómo te sientes en ese momento. Desprenderte de cosas te puede dar miedo, miedo a arrepentirte, a sentirte vulnerable. Pero ahí está la clave: el miedo suprime tu energía vital.

Pon orden en tu vida y verás como tu energía fluye y empiezas a conseguir tus objetivos de una manera más sencilla. Observarás como algo nuevo entra en tu vida, ya que por fin le dejas hueco para entrar.

“La energía de la mente es la esencia de la vida” Aristóteles.

Escribir un Comentario